Relatos de hoteles embrujados

Este texto habla sobre una habitación de hotel en la que han pasado bastantes cosas sobrenaturales que han terminado en muerte, pero los dueños del lugar han hecho hasta lo imposible para que nunca se den a conocer estos sucesos. Está de más decir que son hechos reales y no simples invenciones mías.

Estados Unidos es uno de los principales escenarios para varias historias de fantasmas, y este caso no es la excepción. En esta historia, la mujer que la protagoniza cae en este hotel por simple casualidad, pues está haciendo un larguísimo viaje en auto y al momento en el que se sintió lo suficientemente cansada, decidió dormir en el primer lugar que le pasara por el frente, teniendo la desgracia de que haya sido este.

Al entrar a recepción, dicha mujer notó que era un hotel verdaderamente viejo y tenía un olor penetrante a humedad, pero decidió omitir esos pequeños detalles y siguió con la idea de quedarse ahí a pernoctar, por lo que le asignaron la macabra habitación 310.

Un empleado le ayudó a llevar sus cosas a dicha alcoba, que estaba ubicada en un tercer piso como podrán imaginarse. Al entrar, la mujer sintió un calor agobiante, por lo que pidió a aquel trabajador que, antes de retirarse, abriera la ventana para sentir un poco la brisa de afuera.

Una vez que se fue aquel trabajador, la protagonista de este relato nunca pudo despegar un solo instante la mirada de aquella ventana, y todo sin ninguna razón aparente. Ella misma indica que comenzó a escuchar algunas voces en su interior, las cuales la incitaban a caminar hacia la ventana y lanzarse por ella.

Estas voces intentaron disuadirla por varios minutos, y al poco tiempo parecía estar de acuerdo en hacerlo sin importar que eso significara su muerte, cosa que ella sabía en todo momento. Sin saber de dónde, pudo tomar la fuerza necesaria para quitar esa idea de su cabeza y salir corriendo hacia la recepción para dar aviso a las personas del staff que tenía que abandonar ese cuarto a toda prisa, pues temía que si pasaba un momento más ahí dentro, perdería la vida.

La mujer salió de dicho hotel y consiguió otro en el que pasó la noche. Al siguiente día esta mujer decidió no seguir con su viaje como había pensado hacer, en cambio, emprendió uno nuevo hacia una biblioteca para intentar encontrar información sobre dicho hotel y esa habitación en particular, pero no encontró nada relevante sobre el tema.

A unos momentos de rendirse y continuar con su viaje, una bibliotecaria se acercó a dicha mujer para ayudarle con su investigación, pues ya había notado antes que su investigación era de ese tema en particular.

La bibliotecaria indicó que no iba a poder encontrar información relevante sobre ese suceso, pues toda esa información había sido oculta por los dueños del hotel, pues traía mucha mala fama y su clientela se veía severamente afectada. La bibliotecaria continuó diciendo que hace un buen tiempo, hubo una pareja que se hospedó justamente en ese cuarto, pero tanto el hombre como la mujer perdieron la vida por razones que no se pueden explicar hasta la fecha.

Aparentemente esto ha pasado a más de una persona, aunque la tragedia ya no se ha repetido, al menos no en este hotel. En temas un poco más alegres, si piensas salir de vacaciones en el corto o mediano plazo, pero no sabes en donde será bueno hospedarte, te recomiendo entrar a http://www.seccionamarilla.com.mx/categorias/hoteles para que veas la enorme variedad de hoteles que hay y puedas cotizar.